Tu microbiota intestinal

¿Sientes tus digestiones pesadas?

¿Te sientes muy cansadx después de las comidas?

¿Tienes estreñimiento o diarrea?

¿Sientes que frecuentemente tienes muchos gases que te generan malestar?

¡Puede tratarse de tu microbiota intestinal!

Hoy queremos contarte sobre las digestiones y el papel tan importante que tiene la microbiota para nosotrxs siempre que esté en equilibrio (eubiosis) y no en desequilibrio (disbiosis).

¿Qué es la microbiota?

La microbiota es el conjunto de microorganismos que conviven con nosotrxs. Están en las mucosas: intestinal, boca, vagina, pulmones, piel.

Cuando está en equilibrio tienen un efecto simbiótico con nosotrxs, es decir, viven en nuestras mucosas y se alimentan de la fibra de los alimentos que no podemos digerir y ellas realizan sus funciones beneficiosas para nosotrxs. Pero cuando se desequilibran producen síntomas digestivos.

Tienen muchas funciones: producen vitaminas, hacen que la mucosa esté bien, al fermentar la fibra producen sustancias beneficiosas como el butirato que es un ácido graso de cadena corta con función antiinflamatoria, ayudan a la digestión, regulan el sistema inmune y nos protegen de patógenos produciendo sustancias antimicrobianas y compitiendo por el espacio. Además, ellas son las que producen los gases que expulsamos, producto de esta fermentación de la fibra, son 3: hidrógeno, metano y sulfuro de hidrógeno.

La microbiota empieza a establecerse cuando estamos en la tripa de nuestras madres y los primeros dos años de vida son determinantes para que se establezca la variedad de estos bichitos necesaria.

A nivel intestinal, la mayor parte se encuentra en el colon, que es la última parte del intestino. El intestino delgado, que sigue al estómago, está formado por duodeno, yeyuno e íleon y aquí la cantidad de microorganismos es baja.

Tipos de desequilibrio en la microbiota:

  • SIBO: los microorganismos pasan al intestino delgado produciendo síntomas.
  • IMO: sobrecrecimiento de bacterias productoras de metano en el intestino delgado.
  • SIFO: sobrecrecimiento de hongos en el intestino delgado.
  • LIBO: exceso de microorganismos, desequilibrio entre ellos o déficit de microorganismos beneficiosos en el intestino grueso.
  • Parásitos
  • Helicobacter pylori: es una bacteria que se establece en el estómago causando sintomatología: digestiones pesadas, náuseas, acidez, reflujo, vómitos, etc.

Causas del desequilibrio:

Hay que buscar las causas del desequilibrio para poder atenderlas y crear el ambiente adecuado a nivel digestivo para reducir la probabilidad de futuros desajustes.

Algunos de ellos pueden ser:

  • Medicamentos
  • Estrés
  • Tabaco, alcohol y otros.
  • Desequilibrio alimentario

Hay algunas pruebas que determinan si hay algún desequilibrio, aunque la sintomatología y el contexto de la persona es determinante.

Si te sientes así, no te acostumbres a vivir con dolor y con síntomas, ya que por nuestra experiencia hemos visto que nos acostumbramos a vivir con ello reduciendo así la calidad de vida. Además, junto con los desequilibrios de la microbiota, pueden ir de la mano intolerancias alimentarias como a lactosa y fructosa y sorbitol, reduciéndose cada vez más lo alimentos que sientan bien y llegando a una alimentación reducida y desequilibrada.

Si quieres contarnos tu caso y que podamos asesorarte, no dudes en escribirnos por email y la nutricionista se pondrá en contacto con vosotrxs para poderos asesorar.

Compártelo, con quien creas que puede servirle de ayuda.

My journal and my pixel diary

Cuántos objetivos, en qué medida los estoy cumpliendo, cómo me siento, qué puedo mejorar…todas estas preguntas son mucho más fáciles con este planificador que hemos preparado para ti.